martes, 24 de enero de 2012

Iaies & Fumero / Conversaciones en Buenos Aires

Iaies y Fumero, entre el tango y el jazz

El pianista Adrián Iaies y el contrabajista Horacio Fumero, radicado en Barcelona, graban tangos clásicos en el Café Vinilo

19.01.2012 17:18

Por Humphrey Inzillo

Es, sin dudas, un plan perfecto. Para ellos, dos de los músicos de jazz más prestigiosos de la Argentina. Pero también para todos aquellos melómanos que quieran combatir el calor y el letargo del verano porteño. Bajo el título de Conversaciones desde el arrabal amargo, el pianista Adrián Iaies (director del Festival Internacional de Jazz de Buenos Aires) invitó a su amigo, el contrabajista Horacio Fumero (radicado en Barcelona desde hace más de tres décadas), a dialogar sobre el escenario. La cita es en el Café Vinilo, los sábados 21 y 28, y los domingos 22 y 29 de enero, a las 21, en Gorriti 3780. Se trata, claro está, de un diálogo musical, con tangos clásicos que marcan la senda a transitar desde el jazz y la improvisación, acaso el más universal de los lenguajes, y que será capturado en vivo para una grabación inédita que el dúo registró en estudio hace dos años.

¿Por qué decidiste invitar a Horacio a grabar un disco en vivo?
Iaies:
Porque Horacio es uno de los músicos con los que yo he pasado mejores momentos sobre un escenario. Parece hecho especialmente para tocar en vivo. Y tiene una particularidad que yo la puedo reconocer en mi también. Ambos tenemos performances muy diferentes en estudio y en vivo. Ni mejores, ni peores: diferentes. Nosotros tenemos hecho un disco de dúo en estudio desde hace dos años, que nunca se editó. Nos pareció una buena idea hacer uno doble que refleje esas dos caras y justo apareció la UTREF ofreciéndome financiar algún proyecto especial que tuviese, para su sello discográfico. Y aquí estamos...

Fumero: La invitación de Adrián fue mi mejor regalo de año nuevo. Ya habíamos grabado algo hace un par de años en estudio y la posibilidad de repetir la experiencia grabando otro material en vivo forma parte de mis desafíos preferidos. Hace ya un tiempo que no teníamos la oportunidad de tocar juntos, después de aquellos frenéticos años que comenzaron con una grabación justamente en dúo en Barcelona.

Entre otras colaboraciones conjuntas, grabaron y giraron con Tango Reflections Trio, junto al bandoneonista Pablo Mainetti. ¿El repertorio de estos conciertos va a incluir Piazzolla u otros tangos?
Iaies:
El repertorio de estos conciertos son, casi 100 % tangos. Hay algo de Piazzolla pero, sobre todo son tangos más tradicionales, algunos de los cuales nunca habíamos tocado antes: "Fuimos", "Gricel", "Nada"... Paradójicamente, se trata de una faceta en la que nosotros dejamos ver más claramente nuestra esencia de músicos de jazz y el dúo da una elasticidad para la improvisación que es impensada en otros formatos.

Aunque la esencia jazzística es el que predomina en tu obra, siempre te vinculaste con otros estilos como el rock, el tango, el folclore y hasta el flamenco. ¿Sentís que compartís esa búsqueda o esa "mirada amplia" con Adrián?
Fumero:
A mí me gusta toda la música hecha con inteligencia y con amor. Evidentemente, mi camino pasó y pasa principalmente por el territorio jazzístico, pero habitualmente escucho y me intereso por otros tipos de música y está claro que mi vida musical empezó en mi infancia con folclore y tangos. Conozco no sólo las músicas de mi primer cacho de vida, también las letras. Las del tango, cuando era pibe me parecían espantosas. ¡De lo que no me daba cuenta es que las estaba memorizando para más tarde! Decían en mi pueblo: "Tranquilo pibe, el tango te espera...". Y es verdad.

¿Cuál dirías que es la característica más notoria de Horacio como contrabajista?
Iaies:
Quienes lo han tratado personalmente a Horacio saben que es un gran contador de historias, un tipo muy conversador. Eso mismo es cuando toca. Horacio no es un contrabajista a la Charlie Haden, molde y excesivamente preciso, ni austero en las notas que toca. Es más intenso, en la onda de los viejos capos como [Charlie] Mingus o Ray Brown. Y es alguien que siempre le regala una vida extra a la canción que esté tocando.

¿Cuál es el recuerdo -acaso la enseñanza- más importante de las dos décadas en las que tocaste junto al pianista catalán Tete Montoliú?
Fumero:
Tete fue para mi un aprendizaje constante, sobre todo musical, pero también de la vida. El tenía una "visión" [N. del E.: Montoliú era ciego] particular del mundo que me hizo reflexionar profundamente sobre todo lo que yo veía o, justamente, no veía. Hablábamos mucho de literatura: de Cortázar, de Borges, y de muchos otros escritores. Pero también de fútbol (el Tete era hincha fanático del Barça) y de señoras. Pero casi nunca de música: eso sólo se hacía tocando.

¿Qué significa para vos tocar con quien fuera durante más de tres lustros miembro del trío estable de Tete Montoliú, además de haber compartido escenarios y grabaciones con Freddie Hubbard, Johnny Griffin, Horace Parlan, Danilo Pérez, Boby Hutcherson y Benny Golson, entre otros? ¿Se siente el peso de esos nombres, de esa historia, en el diálogo musical?
Iaies:
Bueno, yo lo conocí a Horacio cuando viajé a Barcelona en el 2000 a grabar Tango Reflections: necesitaba un contrabajista para hacer dos dúos y me pasaron el correo de Horacio. Yo lo único que sabía de él era que había tocado con el Tete, que era un pianista que me encantaba: tenía un montón de discos suyos. Así que, en ese momento, sentí la responsabilidad de estar a la altura de las circunstancias. Pero luego, cuando tocás con músicos así, todo es más fácil, porque nadie tiene que andar demostrando nada. Uno hace lo que sabe hacer y funciona. ¿Qué otra cosa iba a hacer?, ¿Competir con el Tete, tratar de ser mejor improvisador que Griffin u Horace Parlan? Siempre es más fácil. Y así resultó.

Hace más de una década que empezaron a colaborar en distintos proyectos, ¿qué balance hacen de esa experiencia?
Iaies: A la media hora de haberlo conocido a Horacio, ese lunes de frío en Barcelona, ya sabía que tenía un amigo para toda la vida. Al día siguiente, cuando fuimos al estudio a grabar esos dúos, el productor (un catalán super serio, fino y profesional), me preguntó cuantos años hacía que tocábamos juntos. ¡No podía creer que nos habíamos conocido la tarde anterior! Horacio es mi hermano y yo bendigo la posibilidad de compartir cada minuto de música con el. Creo que hemos sido afortunados de conocernos y ambos nos hemos enriquecido musical y humanamente tocando juntos.

Fumero: Empezar a trabajar con Adrián supuso mi vuelta musical a la Argentina... ¡Qué te voy a explicar! Pura alegría. En los agradecimientos de mi disco Isoca [S-Jazz, 2004], en alguna parte le digo a Adrián... ¡Gracias por devolverme mi país!

¿El nuevo disco implica una gira posterior en conjunto?
Iaies:
Hay una idea de ir a tocarlo a España. Hace rato que venimos hablando de instalarnos una semana en Madrid y tocar todas las noches en algún club y luego hacer lo mismo en Barcelona. Y es muy probable que cuando la UTREF saque el disco, en la segunda mitad del 2012, Horacio venga a hacer conciertos y presentarlo.

http://www.rollingstone.com.ar/1441797-iaies-y-fumero-entre-el-tango-y-el-jazz



Adrián Iaies & Horacio Fumero - Café Vinilo - Buenos Aires (2012)

video